viernes, 2 de mayo de 2008

Fotografias

"...the passing of time
and all of its crimes
is making me sad again
..."

Asomarse al pasado casi siempre es una tarea dura. Por mucho que vivamos el momento del presente y nos centremos en afrontar el futuro y darle forma, el pasado es un eterno compañero de viaje que siempre esta detras de la próxima esquina, agazapado, esperando a salir a nuestro encuentro a propinarnos un golpe de sensaciones. Es cierto que a veces esa mirada atras se hace con una sonrisa complice, pero la mayoria de las veces los sentimientos que nos deja son de tristura, de incertidumbre por lo acontecido, de enfado por los errores y de añoranza por las pérdidas. Porque al fin y al cabo nuestra mente (y nuestro corazón) es un enorme archivador que se encarga de guardar en los primeros cajones lo que mas nos ha marcado o importado, para que cuando uno abra ese cajón sea precisamente eso lo primero que vea.

Y para los que tienen la absurda pero complice costumbre de guardar una mirada melancólica a todo lo que sale a su paso, para los que tienen una espina clavada en su espalda, el momento de afrontar con los ojos del alma la vista a traves de esa ventana en el tiempo, en los hechos y los sentimientos, puede resultar especialmente intensa.

"...but don't forget the songs
that made you smile
and the songs that made you cry
..."

Lo que uno ve en ese pasado resulta ser la imagen de lo que es ahora mismo. Sus sentimientos son esa respuesta a lo que ha acontecido. Su deseo de cambiarlo es la rebelión ante las incontestables reglas de tiempo. Y su resignación es la comprensión final del misterio en todos sus detalles. Y de cuando en cuando, los mismos motivos, las mismas imagenes se vuelven a presentar con identicos resultados y forma de afrontarlos, como si para sentirse de verdad vivo se necesitará pensar en lo que ya ha muerto, o como si para comprender lo que forma parte de uno se necesitara hacer patente la incomprensión por lo que una vez formó parte y se abandonó.

La mezcla de sentimientos de añoranza, envidia, deseo de saber y compartir, consciencia de los errores y de la distancia real, toda esa tormenta interna, se dispersa y deja unicamente la conclusión inapelable de la imposibilidad de recuperar lo perdido, y los restos de la batalla en forma de una colección de imagenes y sentimientos que nos gusta repasar mentalmente, como en un album de fotos. Y lo hacemos una y otra vez, a pesar de que el filo de sus hojas corta y nos deja heridas profundas, porque la contemplación a traves del objetivo del recuerdo nos deja instantaneas tan plenas emocionalmente, que nos hacen revivir una pequeña parte de lo que una vez amamos y guardamos. Y uno no deja de preguntarse si eso que añora sigue vivo dentro y fuera de uno, o si realmente es solo ese pequeño pedazo que se quedó atras hace ya tantas paradas, que intentar recuperarlo ahora sería una ambición necia. O si ademas ese mismo sentimiento perdura en otros y si alguna vez alguien se paró tambien a hacerse la misma pregunta.

"...and when you're dancing and laughing
and finally living
hear my voice in your head
and think of me kindly
..."

Todo este torrente puede desencadenarse simplemente por la contemplación de unas fotografias, a pesar de no compartir el momento que reflejan, simplemente porque las imagenes tienen la costumbre de no quedarse unicamente en mostrar al retratado, sino que toman una mayor dimensión al ser contempladas por uno y servir como llave a ese cajón-archivador de la mente que deja salir disparadas todas esas sensaciones. No dejo de darle vueltas a este laberinto, a pesar de saber que no lleva nunca a una salida, porque ya he estado en el otras veces, y sé que volveré a estar. Y despues de todo, echando la vista al horizonte, solo podemos atisbar la incertidumbre sobre un gran encuentro agridulce y la seguridad de próximas revisiones de un antiguo mito personal, que en sueños se antoja especialmente intenso. Porque sabemos que esa caja de recuerdos esta bienn aferrada bajo nuestro brazo y nunca se va a perder.

"Rubber Ring" de The Smiths

...y despues de un largo silencio, volvemos a encontrarnos...