jueves, 14 de febrero de 2008

Angeles y demonios

El poder de los sueños es algo sobre lo que pocas veces nos paramos a pensar. Cuando estamos imbuidos en medio de uno, todo parece pertenecer a una dimensión paralela, con su propio mundo y su propia historia, pero que parece haber estado siempre ahi. Nos separa completamente del mundo real en el que vivimos, hasta hacernos casi olvidar su existencia y deshinibirnos de sus ataduras y de las nuestras propias. Incluso cuando somos plenamente conscientes de que estamos soñando, no dejamos de sentirnos arrastrados por esa realidad tan abstracta. Eso es lo que hace tan intensa esa experiencia, incluso instantes despues de haber despertado. Es como una gran película, que nos sustrae durante su metraje del resto de las cosas y nos hace sentir tanto el argumento que incluso algun tiempo despues de ver la palabra "Fin", no dejamos de darle vueltas a todo lo que hemos casi "vivido". Se trata de una especie de viaje, como se suele decir metafóricamente, y es precisamente ese caracter itinerante lo que lo hace tan atrayente y enigmatico. Porque es un viaje, pero a una zona profunda de nosotros mismos, que a veces incluso desconocemos.

En los sueños damos rienda suelta a las pasiones mas ocultas que tenemos, volamos sobre las cosas, besamos a quien deseamos, gritamos todo aquello que pensamos y, porque no, hacemos daño a quien nos inoportuna. Y así cometemos estos actos tan irracionales, a pesar de no ser conscientes de lo artificial de esta experiencia y por lo tanto de las nulas consecuencias, como si igualmente fueramos capaces de llevarlos a cabo en la vida real. Porque todo lo que parte de estos sueños no es en ningun caso artificial, ni influenciado por otros agentes externos, lo que somos en estos sueños es solo nosotros mismos. Por eso tantas veces nos puede intrigar aquello de lo que hemos sido capaces en ese mundo, y de donde parten esas ideas o sentimientos que se veian tan claros durante el sueño, y que en la vigila apenas se atisbaron. Uno mismo puede aprovechar para darse el lujo de llevar a cabo todo lo que tanto desea en la vida real y no es capaz de conseguir, y alcanzar una sensación de lleno plenamente intensa, como si fuera real. Pero muchas veces, lo incontrolable de esta experiencia nos lleva a confontarnos con lo que mas tememos, con nuestros miedos o con nuestros recuerdos y espinas mas profundas que creiamos simplemente enterradas porque ya no soliamos pensar en ellas. Pero el sueño hace patente su persistencia y el deseo inconsciente nos congela, como si trataramos de hacernos daño a nosotros mismos.

Y al despertar nos queda, ademas del shock del momento, una sensación peculiar que se reserva solo a estos momentos, una especie de amargura, de tristeza punzante pero contenida, un cocktel de melancolía, debilidad e incertidumbre a partes iguales, poco agitado. Es una sensación que hace que nos regocigemos en recordar detalle a detalle hasta el mas mínimo de aquella visión, para a través de esto volver a paladear una pequeña fracción de aquello que sentimos y que nos parecía mil veces mas intenso que cualquier otro "cuelgue" emocional habitual. Y entonces nos damos cuenta de que realmente, lo que aconteció en ese sueño, a pesar de lo que pensabamos, si que tiene consecuencias, tiene consecuencias sobre nosotros mismos.

¿Por qué vienen a la memoria momentos y personas tan lejanas a lo que soy ahora? ¿Por qué se presentan ante mi en la forma tan sencilla y cercana que hubiese deseado de antiguo, y por qué dejan esa huella en mi, como si ya no quisiera despertar, si ya se que los kilometros que hace el tiempo son imposibles de atravesar? La linea entre el gozo y la tortura en los sueños es tan fina como intensas son sus sensaciones, y lo que eran angeles se convierten en demonios con el simple acto de abrir los ojos. Los misterios que parten de uno solo pueden descifrarlos uno mismo, no valen ayudas de libros ni divanes y creo que la respuesta esta mas cercana de lo que pienso, aunque probablemente no la entienda, o quizas sea demasiado grande para vislumbrarla en su totalidad. Mientras tanto volveré a acostarme con la esperanza de que mi mente se tome unos minutos libres, mientras se dedica a clasificar y archivar todo lo que trajo el dia, y me lleve de viaje una vez mas.

Hoy es San Valentín, asi que debo decir, primeramente, enhorabuena a todos los premiados, que lo disfruten, y a todos los nominados, entre los que me encuentro, que ya es un logro llegar hasta aqui y permanecer medianamente cuerdos, y que no desfallezcan, que esten peligrosamente alerta y temerosos, porque recordad, "happinnes is just around the corner"...

"...daylight licked me into shape,
I must have been asleep for days,
and moving lips to breathe her name
I opened up my eyes..." (Just Like Heaven, The Cure)

No hay comentarios: