miércoles, 9 de enero de 2008

Propósitos de año nuevo



No se si soy la única que tiene la sensación de estar comenzando una nueva maratón cuando pasan estas fechas. Quizás lo lógico sería sentirse así justo el uno de Enero, pero con el tema de esperar el día de reyes es como si el comienzo del año no llegara hasta el siete de Enero.


La gente se queja de lo triste que son las Navidades y a mi el regustillo a tristeza no me invade hasta la sobremesa del seis de Enero, cuando me doy cuenta de que ya se terminó, ya no queda nada más que esperar, se acabaron las navidades y se me amarga la saliva por mucho turrón de Suchard que me tome… para mi es ese el punto melancólico de las fiestas, es el momento de repasarlas, de ver las fotos, de recoger el papel de regalo, desmontar el belén, enroscar a conciencia las luces del árbol ( aunque el año que viene estarán tan enredadas como si no le hubieras puesto empeño) y pienso…


” Caramba… ya es 2008…” y ahora qué?? Ahora piensa en los más que nombrados buenos propósitos de año nuevo, porque ahora si pueden ser sinceros, ahora son de verdad porque ahora si es 2008. No me gusta la cifra…2008…aunque sea de rima fácil ( casi tan buena como el 2005) pero son 366 días nada más y nada menos para hacer cosas o para no hacer nada. Me pregunto cuál puede ser un buen propósito para este año: dejar de fumar no, porque no fumo mucho y porque es demasiado típico; ir al gimnasio tampoco porque ya soy carne de monitor de Body Pump; leer más no, porque procuro leer todo lo que puedo y con viajar me pasa tres cuartos de lo mismo… “
Además de mirar hacia el futuro también haces balance del año, no puedes pensar que vas a hacer si no sabes que has hecho y aunque de entrada me asaltaron varios momentos amargos sin más comencé a recordar un montón de cosas buenas del 2007 y hasta se me escapó alguna sonrisilla… Mi balance de este año es bueno, lo termino con heridas aún abiertas algunas cicatrices de las que me abrieron en canal y un curso avanzado de maquillaje para el alma, pero también con un montón de cosas buenas: relaciones reafirmadas, expectativas renovadas, mil y una esperanza y algún que otro fichaje en el club de los perdidos.




Todo esto estuve pensando la tarde del seis de Enero, pensando en ponerme una meta para el 2008 y no se me ocurría nada y entonces levanté la mirada y me encontré con los míos, ofreciéndome café y una partida de cartas y pensé que aquel era un gran momento.
Mi propósito de año nuevo es intentar pasar todo el tiempo que pueda con la gente a la que quiero y que me quiere, aprender a fraccionar mi tiempo para poder estar con todos, que aunque no son muchos si son los mejores; dedicar tiempo a los que me lo quieren dedicar y hacer de aquello de que “la confianza da asco” un mal dicho. Quiero llenar el 2008 de momentos dulces y amargos y que todos tengan mi firma y la de alguien que me quiera, quiero una fotografía en mi memoria de cada estado emocional que me asalte en 2008, quiero tener postales en mi mente para mirar la tarde del 6 de Enero del 2009 y que se me escape una sonrisilla. No soy tan ilusa como para no ser consciente de que me perderé en el camino y me desviaré cientos de veces de mi propósito pero lo tendré como guía para que entre golpe y golpe recuerde a dónde quería llegar, que ya no es poco.


Este año Febrero tiene 29 días lo cual me da un día más para cometer otra equivocación de las mías, pero do todos modos seguro que será un gran año… porque… quién dijo que equivocarse es siempre malo?

No hay comentarios: