sábado, 26 de enero de 2008

La luz y todo lo que no ilumina




Es curioso lo mucho que cambia todo en función de la cantidad de fotones que flotan en el aire.



Hoy me apetece hablar sobre la luz, más que nada porque de un modo extraño tiene muchísima importancia en mis sueños. Suelo soñar mucho y aunque me olvide de algún detalle siempre recuerdo la iluminación del escenario: artificial, natural, de un día nublado, proyectada de un modo oblicuo, nocturna … Lo recuerdo y se me graba.



La luz nos cambia, somos así de sencillos, en verano hay más luz y más horas de la misma y estamos contentos porque si. Y de ahí aquello de que la primavera la sangre altera, porque nos cambia el biorritmo totalmente, el cuerpo se descontrola porque sus horas de sueño o de descanso se interrumpen por más horas de luz y el cuerpo humano es tan listo, que por lo general se comporta de un modo estúpido. Curiosamente, cuando apelamos al romanticismo solemos recurrir a la tan nombrada “ luz de la luna”, que siendo justos, todos sabemos que no es “su” luz precisamente. Pues bien, el sistema visual humano está diseñado de tal modo que en la oscuridad o en condiciones escotópicas ( escasez de luminosidad) no somos capaces de distinguir los colores, lo vemos todo en blanco y negro, o mejor dicho en tonos de gris.



Seguramente no os habíais parado a pensarlo pero es cierto, tus vaqueros son del mismo color los percibas con la luz que sea, eres tu el que falla y no eres capaz de distinguirlo. Pues bien, todo esto viene a que hace un par de noches me desperté y noté lo diferente que era mi cuarto … suelo dormir con la persiana subida, me gusta que me despierte la luz del sol por las mañanas, serían las cinco de la madrugada, más o menos y todo era distinto, gris frío, muy frío. Era mi ropa, mis muebles, mi mono de peluche, mis zapatillas mis brazos, mis mano … pero todo desprendía la sensación de estar una temperatura gélida, deformado de un modo incluso tétrico por la falta de luz, o por mi exceso de diámetro pupilar … No pude conciliar el sueño, permanecí desvelada y entre intento e intento de dormir de nuevo abría los ojos y según pasaban los minutos y comenzaba a amanecer todo el cuadro se recomponía y empezaba a parecer más cálido, ya no parecía que si me levantaba de cama me convertiría yo también en una estatua de sal pintada en indomable gris …




Pues no dejó de parecerme curioso, el simple hecho de que darle al interruptor y tener luz cambiaría en menos de un segundo la imagen que tenía en frente. La luz de la luna, o mejor la oscuridad de la noche lo cambia todo, lo deforma y según el momento hace que lo percibamos todo de un modo más tétrico o más romántico y quizás peco de retorcida pero no deja de parecerme irónica la vuelta que le damos a todo. Lo que cambia una palabra en según que contexto, una mirada en según que situación, tu cuerpo en función de la luz. Nos hemos montado un mundo demasiado grande sobre unos pilares de cartón, todo lo que nos rodea cambia por cualquier nimiedad dando giros de 180º y aún así nos creemos capaces de decidir el camino de nuestros pasos, le dirección de nuestras vidas cuando todos estamos a expensas de algo ten minúsculo como un fotón.



Puede que fuera la falta de sueño, que me sobre el tiempo libre, que tuviera ganas de llenar un hueco … Pero la próxima vez que os despertéis en la noche probar a ver vuestro alrededor con y sin luz artificial … a qué da miedo que tus manos ya no tengan el mismo color?




Por lo demás... recuperándome, lenta pero segura aunque esto de enterarte de todos los giros que da el planeta...




“ … me levanté y mi cuerpo se vio azotado por el frío, no aquel que notaban mis pies descalzos en las baldosas, sino el frío que cala hasta los huesos cuando la luz de la luna proyecta sombras en tu piel …”

martes, 22 de enero de 2008

Get well soon!

boomp3.com


Estos dias estamos de un poco de servicios mínimos en el club. Y es que esto se nos queda un poquito cojo, ya que una de las mitades del billete, Oyster Girl, se nos ha puesto muy malita, y la tenemos de vacaciones forzadas en casa, con sus sopas, su manta y su ración de fármacos bien a mano.


Asi que desde aquí te deseamos que te guardes bien y aproveches estos dias para descansar un poco de todo y recargar el cuerpo y el alma, que hagas todo lo que el médico y mamá te digan, y que te recuperes lo antes posible para que te veamos de nuevo dando guerra por ahí fuera y compartiendo mas cosas aqui en tu blog...then you can start to make it better...

viernes, 18 de enero de 2008

Tema libre

boomp3.com

Una semana un poco extraña y anodina esta, como una pausa publicitaria, con pequeños contenidos, pero nada realmente importante. A lo largo de ella me han ido asaltando pequeños flashes, trazos de ideas, y quería llenar con alguna de ellas el post de esta semana, como es habitual. Pero al final cuando me proponía hacerlo, no conseguía recordar todas las vueltas que le habia buscado al tema, o me parecía con poco interés o insuficiente para llenar este espacio. Y eso que solo llevamos tres semanas de año...supongo que no todas las semanas tiene uno el mismo empuje o motivación para pensar. Pero me propuse no dejar huerfano el blog estos dias, asi que me decido a lanzarme a cielo abierto, con los brazos en cruz, sin una idea fija a la que amarrarme.

Y es que no es que fuera una mala semana (seguramente si lo fuera me daría mas de que hablar, es lo que tenemos los del club), simplemente algo gris, como un in-pass entre lo que ha pasado y lo que va a pasar. Empecé estos dias pensando en lo grande y especial que era mi ciudad y lo mucho que representaba para mi, no tanto en su totalidad, como aparece en las guías turísticas, sino mas bien por pequeños lugares. Me llevó a pensarlo las imagenes que vinieron a mi durante un largo paseo que di por algunas calles que hace tiempo que no visitaba, y las palabras de morriña que leí de alguien que, siendo tan de aqui como la estátua de Maria Pita y las pintadas del "Dracu" (es la Coru...), se veía temporalmente alejada de ella. Y es que a veces para analizar las cosas en claridad no necesitas un microscopio, sino alejarte un poco de ellas para verlas bien. Y aunque algo te acompañe durante toda la vida, a veces necesitas pararte y hacer memoria para ver todo lo que ha cambiado.

Y la conclusión que me trajo todo esto, es que esta ciudad es un personaje en mi vida, uno de los mas importantes. Y lo que la hace tan importante es que precisamente no esta hecha de edificios ni calles, esta hecha de recuerdos de otras épocas en que yo era diferente y tenía otras cosas igual de diferentes en la cabeza. Esta hecha de sensaciones particulares, de rayos de luz que entran por una ventana o de olores con un cuerpo especial, que a veces son suficientes para formar por si mismos un recuerdo. Esta hecha de cosas que solias hacer y dejaste de hacer, a veces sin saber por qué, y probablemente no volverás a hacer nunca. Y sobretodo de personas que estuvieron contigo una parte del camino, y que en un determinado cruce, pasaron a ser puntos fuera del mapa que seguramente ya no verás mas. Son tantas cosas, tan distintas, que solo puedes englobarlas dentro de lo que para ti representa tu ciudad.

Los dias pasaron y otras ideas fueron asaltando ese pequeño rincon de mi cabeza que aun reservo para mis neuras y divagaciones. La lluvia de verdad, la de mi ciudad, volvia a hacer acto de presencia por fin, este año mas tarde que de costumbre, y lo hizo a lo grande, acompañada de de su compañero de fechorias, el viento. Y juntos le gastaron esa pequeña jugarreta a la gente, que consiste en que no poder ir por la calle sin paraguas, por la que cae, y a la vez no poder ir con él, con la que sopla, y terminas siendo como un niño pequeño jugando a vueltas con una cometa, buscando la dirección del viento, que, como no, cambiaba cada dos por tres. En todo caso, siempre trae un cúmulo de grandes sensaciones volver a la ciudad cubierta con ese manto tan particular.

Y como buen "melancrónico" no pude evitar volver a recordar a nuestro amigo, el señor "Tiempo", que ultimamente está tan presente para muchos. Fue al empezar a pensar en el próximo cumpleaños de un gran amigo que, como yo en breves, esta a punto de abordar el cuarto de siglo, idea que de primeras parece caer como una losa sobre uno con el peso de todo lo que representa. Tambien volví a recordar aquello de "lo importante es tener salud", que se dice con tanta ironía, pero que tan cierto se descubre, ante las grandes odiseas que pasan algunos, y que parecen convertir en susurros cualquier problema cotidiano que nos pese. Y tambien los pequeños achaques, que quiza nos avisan de que no somos tan jovenes e indestructibles como pensabamos y quiza vivamos demasiado deprisa.

Y en estas últimas horas antes de decidirme a escribir aqui, hice un pequeño descubrimiento buceando por el intelnés, y es que Morrissey ha publicado el nuevo single adelanto de su album. Lo de mi relación con este hombre es punto y aparte, que tampoco quiero desglosar aquí. Supongo que todos teneis algun totem musical en especial. Pues bien, baste decir que a unos diez niveles por encima está lo que representa la música de Mozz para un servidor, es un volumen entero de la banda sonora de mi vida, y no creais que la colección tiene muchos. Nunca he encontrado una voz, unas letras y unas melodias que representen tanto para mi. Sin mas, no quiero enrollarme mas ni vender la moto a nadie, que cada uno debe descubrir por si mismo lo que es la musica para él. El caso es que el escuchar esta canción ha sido un poco como un momento aparte del resto, un buen poso, inesperado, que me ha dejado esta semana, que al final si que tuvo un par cositas que reseñar, y aun puede traer otras mas...

"Si Dios existe, es problema suyo" (Cita anónima)

"...mi amor por los animales viene de lejos, concretamente de Tarragona. Alli pasé mi infancia, y a los 17 años me echaron del colegio, porque me pillaron estrangulando una tortuga...no quería decirme su nombre...luego me enteré que se llamaba esquizofrenia..." (Marc De Alberdi, cómico monologuista)

"...I was driving my car,
I crashed and broke my spine,
so, yes, there are things worse in life than
never being someone's sweetie
That's how people grow up..."
(That's How People Grow Up, de Morrissey)

Los dibujos son del artista Will Murai (recomiendo gastar un ratin en vistar su web)

jueves, 10 de enero de 2008

La revolución del año nuevo

boomp3.com

Caray, ya es 2008. Lo primero que me trae a la cabeza esta circunstancia es que el 2007 ya estabien muerto y enterrado. Y como todo "bonito cadaver" tras la ceremonia de despedida, nos deja un par de palabras de resumen escritas en una losa y un monton de recuerdos que evocaremos cada vez que nos acordemos de él. Para mi no ha sido un año facil, desde luego es lo mas sencillo que puedo decir. Se que los recuerdos en el tiempo tienden a perder intensidad a medida que se alejan, como las ondas en el agua. Pero la verdad es que en este momento, mirando atrás y agrupando en mi mente la colección de imágenes y eventos que llevan ese epigrafe final de "2007", parecen ocupar desde luego mucho mas tiempo que un simple año. Incluso la persona que uno mismo era al empezar este periodo parece tan lejana y diferente como en una foto en sepia. Sin embargo, no quiero ser injusto con el difunto, y en su defensa diré que me dejó una pequeña caja de momentos y recuerdos imborrables que no cambiaría por nada y que guardaré con cariño, y me presentó, ó me permitió conocer mas, a un par de personitas especiales que espero que me acompañen a partir de ahora.

Y como rebuscar trapos sucios en la memoria de los difuntos no es de ley, prefiero quedarme con estas ultimas bendiciones y no recordar mas lo malo. Y así llegamos a lo que esta por venir, "the next best thing" como dicen los ingleses : 2008. Al asomarnos a este nuevo año que acaba nacer y a todo lo que nos pueda traer, puede inquietarnos tanto como la pagina en blanco a un escritor. Sabemos que mas o menos podemos intuir algunas de los acontecimientos que se van a desencadenar. Sé que en una epoca en la que uno vive tantos cambios, tanto en su vida como en la de los que le rodean, muchas sorpresitas, algunas con forma de decisiones, aguardan agazapadas para saltar al paso en este año. Ahora ya no hace tanta gracia lo de alcanzar uno el cuarto de siglo como cuando antes se lo recordabas con ironía a otros...

Y ahora que por fin ha vuelto la lluvia a la ciudad (la persistente, la de verdad), te pones a pensar en lo que esperas que sea este 2008. Despues de pasar estas fiestas de fin de año de una manera distinta a la habitual, pero que al final me dejó un muy buen sabor de boca, a pesar de que se echó en falta a algun alma en especial, no se por qué pero ha surgido en mi un cierto poso particular. Un cierto aquel que no anuncia ni promete nada en especial pero que parece preparar a uno para algo bueno, como cuando se va a abrir un regalo envuelto, sin saber si el contenido nos gustará o no. Como cuando se empieza una nueva experiencia , sin saber como va a ser o si la vamos a llevar a su fin, pero el simple hecho de comenzarla nos agita el interior de forma especial. Es como la perspectiva que cité antes de la pagina en blanco, que puede llegar a ser o convertirse en tantas cosas, a traves de la intervencion de uno.

Ese poso esta ahi, como el convencimiento de que para hacer cualquier viaje, tenemos que conseguir primero el billete. Asi que de este año no auguro ni espero nada en especial, solo lo que siempre digo, que cuando llegue el fin, podamos mirar atras con una sonrisa en los labios. Y es que hace tiempo que uno, por circunstancias, decidió abandonar el hábito de construir castillos en el aire, o hacerse grandes ilusiones infundadas, para tratar de vivir un poco mas en el corto plazo. Puede parecer cobarde, lo sé, pero el manual de vida suele indicar que ayuda a no llevarse grandes chascos y afrontar mejor los golpes de mar que vengan. Y eso nos lleva al capítulo de los propósitos para el nuevo año.

La verdad es que nunca fui mucho de hacer própositos. En un par de ocasiones, el celebrar la entrada del año con los buenos amigos impulsó la idea de hacerlos, y recuerdo que siempre me costaba mucho escoger esos cinco puntos en concreto. Yo siempre optaba por un par de objetivos razonables (huyendo de tópicos), ese "debe" siempre presente, alguna ilusión especial y alguna locura para rematar la faena. Despues se recogían en papel para revisarlos el año siguiente, y normalmente el balance de los resultados no arrojaba grandes logros a favor de uno, aunque tampoco preocupaba mucho al sumar a ese balance las pequeñas conquistas que uno no planeó. Ultimamente, como digo, he optado por huir de esos propósitos anuales para centrarme en los propósitos diarios e ir acumulando granitos poco a poco, que al final me ayuden a pasar mejor el invierno. A pesar, eso si, de que alguna personita me "arranque" alguna pequeña promesa, que con gusto espero cumplir.

La cuestión al final es que el tiempo sigue pasando, y que esta es tan solo una fecha que nos fijamos para marcar el inicio de un nuevo capítulo. Y el que ese capítulo tome un matiz u otro, mas allá de lo que nos rodea, depende en buena parte de nosotros. Y en vez de encasquillarnos en los fallos pasados, u obsesionarnos ante los retos que estan por venir, conviene recordar que el tiempo es todo en lo que uno lo vaya a convertir, y mil horas desperdiciadas pueden perder su importancia ante un par de minutos que valgan la pena. Minutos que muchas veces llegan sin planearlos. Allá vamos 2008...

"_...en cuanto te das cuenta de que todo es un chiste, ser el comediante es lo único que tiene sentido.
_¿Así que todo forma parte de ese chiste?
_Eh...¡Que yo nunca he dicho que fuera un buen chiste! Yo solo actúo de manera acorde con el mismo..."
(Watchmen, una novela gráfica de Alan Moore y Dave Gibbons)

"...we're just ordinary people, you and me
time will turn us into statues, eventually..."

miércoles, 9 de enero de 2008

Propósitos de año nuevo



No se si soy la única que tiene la sensación de estar comenzando una nueva maratón cuando pasan estas fechas. Quizás lo lógico sería sentirse así justo el uno de Enero, pero con el tema de esperar el día de reyes es como si el comienzo del año no llegara hasta el siete de Enero.


La gente se queja de lo triste que son las Navidades y a mi el regustillo a tristeza no me invade hasta la sobremesa del seis de Enero, cuando me doy cuenta de que ya se terminó, ya no queda nada más que esperar, se acabaron las navidades y se me amarga la saliva por mucho turrón de Suchard que me tome… para mi es ese el punto melancólico de las fiestas, es el momento de repasarlas, de ver las fotos, de recoger el papel de regalo, desmontar el belén, enroscar a conciencia las luces del árbol ( aunque el año que viene estarán tan enredadas como si no le hubieras puesto empeño) y pienso…


” Caramba… ya es 2008…” y ahora qué?? Ahora piensa en los más que nombrados buenos propósitos de año nuevo, porque ahora si pueden ser sinceros, ahora son de verdad porque ahora si es 2008. No me gusta la cifra…2008…aunque sea de rima fácil ( casi tan buena como el 2005) pero son 366 días nada más y nada menos para hacer cosas o para no hacer nada. Me pregunto cuál puede ser un buen propósito para este año: dejar de fumar no, porque no fumo mucho y porque es demasiado típico; ir al gimnasio tampoco porque ya soy carne de monitor de Body Pump; leer más no, porque procuro leer todo lo que puedo y con viajar me pasa tres cuartos de lo mismo… “
Además de mirar hacia el futuro también haces balance del año, no puedes pensar que vas a hacer si no sabes que has hecho y aunque de entrada me asaltaron varios momentos amargos sin más comencé a recordar un montón de cosas buenas del 2007 y hasta se me escapó alguna sonrisilla… Mi balance de este año es bueno, lo termino con heridas aún abiertas algunas cicatrices de las que me abrieron en canal y un curso avanzado de maquillaje para el alma, pero también con un montón de cosas buenas: relaciones reafirmadas, expectativas renovadas, mil y una esperanza y algún que otro fichaje en el club de los perdidos.




Todo esto estuve pensando la tarde del seis de Enero, pensando en ponerme una meta para el 2008 y no se me ocurría nada y entonces levanté la mirada y me encontré con los míos, ofreciéndome café y una partida de cartas y pensé que aquel era un gran momento.
Mi propósito de año nuevo es intentar pasar todo el tiempo que pueda con la gente a la que quiero y que me quiere, aprender a fraccionar mi tiempo para poder estar con todos, que aunque no son muchos si son los mejores; dedicar tiempo a los que me lo quieren dedicar y hacer de aquello de que “la confianza da asco” un mal dicho. Quiero llenar el 2008 de momentos dulces y amargos y que todos tengan mi firma y la de alguien que me quiera, quiero una fotografía en mi memoria de cada estado emocional que me asalte en 2008, quiero tener postales en mi mente para mirar la tarde del 6 de Enero del 2009 y que se me escape una sonrisilla. No soy tan ilusa como para no ser consciente de que me perderé en el camino y me desviaré cientos de veces de mi propósito pero lo tendré como guía para que entre golpe y golpe recuerde a dónde quería llegar, que ya no es poco.


Este año Febrero tiene 29 días lo cual me da un día más para cometer otra equivocación de las mías, pero do todos modos seguro que será un gran año… porque… quién dijo que equivocarse es siempre malo?