viernes, 14 de diciembre de 2007

Toca esperar...

boomp3.com

Supongo que es mas facil vislumbrar el estado de las cosas cuando estas van mal. Y es que en un mar en absoluta calma, tampoco se puede navegar bien.

Como en todos los lapsos de tiempo, hay semanas que, aun durando lo mismo, son mas largas que otras. Porque hay semanas que por el transcurrir de los dias, por lo que en ellas acontece, estos casi no se pueden medir como es habitual, en los típicos lunes o miercoles. Asimismo hay epocas en la vida en que todo cambia tan rapido y las cosas se suceden, aunque esperadas, tan repentinamente, que sus cambios no los asimilamos hasta mucho despues de producirse, como el despertar de un campeón la mañana siguiente de su gran día de gloria. Y por otro lado, hay veces que en la cabeza de uno se suceden tal cantidad de sensaciones y de ideas, de forma tan atropellada, que es dificil enfocar una sola de ellas, o concentrarse en darle forma. O plasmarla en unas palabras.

Y por fin, cuando en un lapso de siete dias, no escogidos por tener una escena de comienzo y fin concretos, sino por ser un molde establecido de tiempo, se juntan esta trilogia de sensaciones, uno desearia llegar al término de esa semana y celebrar la efeméride, como si de un fin de año se tratara. Si no fuera por la vaga sospecha, que le zumba detras de la oreja, de que la siguiente semana se presenta con el mismo raído traje de gala.

La incertidumbre ante lo que se avecina y el temor, ya no a no escoger las decisiones correctas sino a no saber como tomarlas, pesan a veces demasiado y hacen que uno llegue a no fiarse de sí mismo. Con el transcurso de los años, y sobre todo en los últimos, uno se da cuenta de la importacia del tiempo y de su paso, como una fuerza que puede dar la vuelta completamente a las cosas y cambiar o borrar desde las razones hasta las situaciones.

Así que en una semana asi, en que ni uno mismo puede organizarse las ideas por palos y barajarlas bien, mas dificil resulta escoger un par de ellas, casarlas y cantar aqui un ordago a la grande. Pero por experiencia sabe que siempre se tiene algo que contar, aunque sea un algo desmadejado y sin forma, y que el escupir los demonios ayuda a poder reirse un poco de ellos. Y que una vez mas, dentro de unos dias, cambiaremos otra vez de parecer, nos daremos cuenta quizá que "los errores son señores que te avisan cuando eres feliz", y quizá, casi sin darnos cuenta, hallamos conseguido un pequeño borrador de nuestro siguiente paso.

Como dije, me rondan tantas cosas por la cabeza que me parece no haber dicho nada y que me quedan cientos por decir. Pero muchas veces, lo bueno de las ideas es darles vueltas y jugar con ellas hasta consumirlas como la ceniza de un cigarrillo, y luego soplar y dejarlas ir sin mas. Alguien (VIP) me ha aconsejado hoy que me dé tiempo y sabré cuando tomar las decisiones en su momento adecuado. Es bueno que le presten a uno muletas para el alma, cuando esta está cansada. Así que supongo que ahora, toca esperar...

"...tengo la sensación de un colegio vacío
de un viaje de vuelta..."
(Colegio Vacío, de Fon Román)

Los cuadros son "Sunday (1926)" y "New York Movie (1939)" de Edward Hopper

No hay comentarios: