lunes, 17 de diciembre de 2007

¡S.O.S.! Ya es Navidad

boomp3.com

Bueno, ya iba tocando hablar un poco por aquí de la Navidad. Y es que esta semana que entra es la que da el pistoletazo de salida a toda la parafernalia de estas fechas : cenas de empresas, reuniones familiares, compra de regalos (SIEMPRE para el último momento), envio de felicitaciones, alumbrados en las calles...vamos que ahora se hace presente en todas partes, menos en el Corte Ingles, que ya sabemos que ahí pararon los Reyes Magos un mes antes de ir a Belén...

Pero aparte de toda la cuestión material, que en sí desgraciadamente es la mayor parte, está la cuestión emocional. Y es que ya sabemos que estas fiestas son a la vida un poco como el Gran Hermano a la tele, que "se vive todo mas intensamente", y sobretodo en el apartado negativo. Si estás en una mala racha, ahora parece empeorarse, si echabas de menos a alguien o a algo, ahora pareces sentirlo mas. Los problemas familiares o de amistades se hacen practicamente insostenibles, inflamados por la colección de convencionalismos disfrazados de tradiciones que todos nos vemos obligados a seguir estos dias.

La cuestión es que como animales emocionales que somos, con tendencias autolesivas algunos, tendemos a asfixiarnos en todos esos aspectos negativos que se dan en esta época. Pero tambien hay otro lado de la Navidad. Un lado en el que mas allá del supuesto significado (o autenticidad) que deberían tener estas fechas, o del oportunismo que pueda suponer, uno se permite el lujo, en un momento dado, de embriagarse por ese estupido sentimiento de afecto y se deja llevar por las luces y el rojo. Y por mucho que uno halla echado pestes sobre la artificiosidad de todo o hubiera deseado que esta epoca no llegase, de repente se ve reunido en un bar con unos buenos amigos, volviendo a hablar con esa persona que hacia tanto que no veía, comprando algun detalle para regalarselo a esa persona a la que tanto tiene que agradecer, o simplemente abrazando a un ser querido, todo ello con la excusa de felicitar las fiestas.

Y a pesar de que sepamos que la postura facil es encarar o dedicarse a estos momentos en esta determinada época del año o que le estamos dando la espalda momentaneamente a otros problemas del presente, lo cierto es que cuando hacemos estos gestos de forma sincera, el fondo no debería verse despreciado por la forma. Si por unos instantes queremos desconectar de la pesadez o el hastio de lo cotidiano, y reir o hacer reir de forma inconsciente, como si fueramos niños, sin pensar en el mañana, ¿por qué no hacerlo?. Si ya somos bastante irracionales en nuestro comportamiento a diario, por qué no serlo en estos dias, a cambio de unos instantes banales de felicidad...

La verdad es que el discurso empieza a parecerse al típico monólogo final de película americana de sobre el espíritu de la Navidad, pero nada mas lejos. Uno sabe bien el fantasma que se esconde muchas veces tras un espíritu. Lo único que pienso es que si en estos tiempos de vacas flacas y comeduras emocionales para muchos, si podemos encontar un pequeño momento de remanso o una pequeña válvula de conexión emotiva por un minuto, simplemente disfrutemos de ella, sin preocuparnos de lo que signifique. Muchas veces, la mejor felicidad viene de hacer feliz a otra persona, y seguro que las nubes y las lluvias seguiran rondando por aquí cerca para cubrirnos mas adelante.

Para todos los que leéis este "curruncho" de nostalgias y de lluvias, de super-héroes y de helados, de himnos y de cuadros del alma; (todo lo que podáis de) feliz navidad y próspero año nuevo. Ojalá que paseis estos dias con los que mas quereis, no dejeis pasar la oportunidad de echar una lagrimilla volviendo a ver "Que bello es vivir", que seguro que la ponen, y que lo que esté por venir nos coja preparados, o por lo menos, con un "blog" a mano.

Y por supuesto tambien un abrazo para tí, Oyster girl.


El villancico corre a cargo de los desaparecidos TCR (grupazo!!). No temáis que no iba a poner el "Last Christmas" de Wham!.

El título del post es un homenaje a las payasadas de Chevy Chase.

No hay comentarios: